María Domenech - Ginecóloga
 
 

Información

Currículum Vitae

Novedades

Especialidades

Páginas Amigas

Videos

Contacto

Volver al Inicio

 




 

Suscribite a nuestro canal en YouTube Seguinos en Facebook
 

Artículos de interés

Patología mamaria

La mamografía

Patología mamaria

Las mamas están constituidas por glándulas, grasa y tejido grueso (fibroso). Responden a los cambios en los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona durante tu ciclo menstrual. Las hormonas cambian la cantidad de fluido en las mamas. Esto puede hacer que las áreas fibrosas en los senos estén más sensibles al dolor.

 

Las mamas cambian durante el embarazo, la lactancia y la menopausia. Notaras cambios si usas anticonceptivos hormonales (control de la natalidad) o terapia hormonal. Si tenes implantes, también podes notar cambios en tus mamas.

 

¿Qué es la mamografía?

 

La mamografía es un proceso de radiografía simple. Transmite dosis bajas de rayos X a través de las mamas. No requiere la inyección ni la ingestión de colorante, ni la colocación de instrumentos en tu cuerpo.

Algunos tumores son muy pequeños o están muy profundos en el tejido de la mama. Estos tumores pueden ser difíciles de detectar. La mamografía es una buena manera de encontrar tumores antes de que crezcan lo suficiente como para sentirlos durante un examen físico. Cuando los tumores se encuentran en esta etapa inicial, son fáciles de tratar. Si se detecta a tiempo, generalmente el cáncer de mama puede curarse.

La mamografía también es útil para evaluar masas o tumores que el médico sintió durante un examen físico o que fueron detectados por vos misma en un autoexamen

 

¿Quiénes deben hacerse una mamografía?

 

Las mujeres mayores de 40 años deben hacerse una mamografía cada año.Si vos tenes tiene algunos factores de riesgo, tu medico puede sugerirte el examen en una edad mas temprana.

Independientemente de la edad puede ser necesaria una mamografía cuando notes:

· Bulto, masa o densidad no explicada en la mama o en la axila

· Arrugas, rugosidad u hoyuelos en la piel de la mama

· Secreción o sangre que sale del pezón

· Un cambio reciente en el pezón, por ejemplo, retracción del pezón (pezón retraído hacia adentro)

· Un cambio en la piel de la mama.

.

La mamografía es vital para todas las mujeres, especialmente para mujeres de mayor edad. El tamaño de las mamas no importa. Tampoco importa si tiene prótesis mamarias. Las mujeres que han sido sometidas a cirugía por cáncer de mama también necesitan la mamografía para examinar el tejido restante del seno.

 

Que se puede esperar

 

El día del examen no debes usar talco, lociones ni desodorante porque la mayoría de estos productos tienen sustancias que pueden aparecer en las radiografías. Esto puede dificultar la lectura de las radiografías.

Para prepararse para el examen, se te indicará que te desvistas de la cintura para arriba y te pongas una bata. Se te pedirá que te pares o te sientes delante de la máquina de radiografías. Se colocarán dos placas lisas planas, de plástico o vidrio alrededor de uno de tus mamas. Las placas comprimirán la de manera que pueda verse el tejido húmedo con la mínima radiación. Después de la primera radiografía, se quitarán las placas a fin de sacar radiografías de la mama desde otra u otras posiciones. Luego el examen se realiza en la otra mama.

La presión de las placas puede causar dolor en las mamas. Esta molestia desaparecerá rápidamente. Si estás menstruando, puede ser conveniente realizar el examen la semana posterior al período menstrual. Las mamas generalmente duelen menos durante estos días.

Si tenes prótesis mamarias, comunícaselo a tu médico. También debes mencionar los implantes a la persona que va a realizar el examen. Existe el riesgo de que el implante se reviente durante el examen. Por lo tanto debe tenerse cuidado especial al momento de comprimir los senos.

 

¿Hay algún riesgo?

 

La mamografía expone a la mujer a una dosis muy baja de rayos X. La dosis es mucho más baja que el nivel natural de radiación que se recibe del medio ambiente durante un año. Anteriormente existía preocupación acerca de la cantidad de exposición a radiación durante el examen. Con los equipos y técnicas modernas ahora la dosis de exposición es muy baja. Por lo tanto, es muy bajo el riesgo, incluso con exámenes repetidos. Si es necesario, la mamografía puede realizarse durante el embarazo.

Algunos cánceres no pueden detectarse con una mamografía. Incluso es posible que algunas masas que pueden sentirse al tacto no aparezcan. Una combinación de mamografías, consultas periódicas con su médico y el autoexamen pueden proporcionar los mejores resultados. Es por eso que el hecho de tener una mamografía todos los años no es razón para que usted deje de realizar el autoexamen de los senos. Si siente una masa, comuníquese con su médico.

 

¿Qué sucede si el resultado del examen es positivo?

 

La mayoría de masas que se encuentran en los senos son benignas — no son cáncer. Para confirmar el resultado de una mamografía, puede ser útil usar vistas de estudios especiales, tales como una ecografía. Si los resultados del primer examen no fueron claros, también es posible que necesite realizarse el examen nuevamente.

Otros exámenes también pueden proporcionar más detalles al médico acerca del tipo de masa. Estos incluyen:

· Aspiración con aguja, mediante el cual se inserta una aguja en la masa para averiguar si está llena de fluido o si es sólida. Puede extraerse una muestra del fluido o tejido para estudiarlo bajo el microscopio.

· Biopsia, un procedimiento quirúrgico mediante el cual se realiza una pequeña incisión (corte) para extraer toda la masa, o una muestra de ella, para estudiarla bajo el microscopio.

 

Autoexamen de los senos

 

Mirar

 

Siempre realiza el autoexamen bajo buena luz. Párate o sentaefrente a un espejo. Coloca los brazos a los lados. Busca hoyuelos, arrugas, rugosidades o enrojecimiento de la piel de las mamas, secreción de los pezones o cambios en el tamaño o forma de las mamas. Busca las mismas indicaciones con las manos presionadas firmemente sobre las caderas y luego con los brazos levantados completamente hacia arriba.

 

Sentir

 

Acostate sobre tu espalda. Coloca una toalla doblada o una almohada bajo el hombro izquierdo y coloca tu mano izquierda debajo o sobre su cabeza. También podes sentir si hay algún cambio estando parada o mientras te duchas o tomas un baño de inmersión. Generalmente es más fácil examinar las mamas cuando están húmedas con agua y jabón.

Con la mano derecha, manteniendo los dedos juntos y planos, sentí suavemente al tacto la mama izquierda sin presionar demasiado. Usa 1 de los 3 métodos indicados aquí. Luego cambia la posición de los brazos y hace el examen en la otra mama.

 

Elegí uno de estos métodos

 

Círculos. Comenza en la parte superior de la mama y move los dedos lentamente alrededor de la parte externa en un círculo grande. Cuando regreses a la parte superior, move la mano un poco más cerca del pezón y hacé un círculo más pequeño. Repetí el procedimiento en círculos cada vez más pequeños hasta que hayas examinado todo el tejido del la mama.

Líneas. Comenzá en el área de la axila. Mové los dedos lentamente hacia abajo hasta que se encuentren debajo de la mama. Mové los dedos acercándolos hacia el pezón y luego nuevamente hacia arriba, utilizando el mismo patrón de movimiento. Utilizá este patrón hacia arriba y hacia abajo a través de toda la mama.

Cuña. Comenzá en la parte externa de la mama. Avanzá lentamente hacia el pezón, examinando una sección en forma de cuña cada vez. Continua hasta que hayas examinado toda la mama.

 

Recordá lo siguiente

 

· Con cualquiera de los métodos, asegurate de examinar también los pezones. Apretá suavemente el pezón y comprobá si hay alguna secreción.

· Examiná el área torácica superior y debajo de las axilas. Estos lugares también tienen tejido mamario.

· Llama a tu médico si notas alguna masa o cambios en las mamas.

 

Finalmente...

 

La mamografía, combinada con exámenes periódicos y autoexámenes, es una buena manera de detectar el cáncer en su etapa inicial, cuando éste es más curable. Ofrece grandes beneficios y pequeños riesgos. Para las mujeres de 40 años y más, la mamografía debe ser parte de la atención médica de rutina.


Dra. María Domenech

MN 105033

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a Patología mamaria

Volver a Especialidades Ginecológicas

 

 

 

2017 - María Domenech | Ginecología, Patolgía Cervical y Vulvovaginal

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti